Leyenda del Alacrán de la Cárcel de Durango
Leyenda del Alacrán de la Cárcel de Durango
Anuncio

Leyenda del Alacrán de la Cárcel de Durango

[asa2 tpl=»Flat_box_horizontal»]B077JHNYYQ[/asa2]

En la antigua cárcel de Durango muchos prisioneros vivían aterrados ya que había una celda a la que no querían entrar. Algunos decían que ocultaba un poder misterioso que castigaba fuertemente a los delincuentes matándolos, otros aseguraban que se trataba de un demonio que se alimentaba de las almas. Lo único seguro era que cada vez que un reo entraba en esa celda, amanecía muerto al día siguiente.

Un día, Juan descubrió que su novia se veía en secreto con el dueño de una hacienda. Luego de seguirla, se enfrentó al hombre lo golpeó fuertemente hasta dejarlo inconsciente. Tras esto, el dueño de la hacienda pidió que arrestaran a Juan y fue condenado a muerte.

Cuando llegó a la cárcel, escuchó que las autoridades darían el perdón a cualquier delincuente que pudiera averiguar lo que pasaba en la misteriosa celda. Así que, incitado por el premio de su libertad, Juan les pidió a los custodios que lo llevaran a la celda con unos cerillos y una vela. Entonces lo llevaron durante la noche y lo encerraron en la celda, cuando se alejaron rezaron por su alma temerosos.

[asa2 tpl=»Flat_box_horizontal»]B0787H5D6N[/asa2]

Juan encendió su vela y se mantuvo alerta toda la noche para descubrir lo que podía estar asesinando a los presos. De repente, empezó a escuchar algunos ruidos, pero no podía descubrir de dónde venían. Cerca de las tres de la mañana, su pequeña vela estaba terminando y los ruidos eran cada vez más intensos. Justo cuando la vela terminó, Juan encendió uno de sus cerillos y vio la enorme sombra de un alacrán en la pared.

Esperó a que el alacrán se acercará un poco más y cuando estaba en el piso lo atrapó con su sombrero. Al día siguiente, cuando los policías se acercaron a la celda para sacar el cadáver, se sorprendieron al ver que Juan aún estaba con vida. El hombre les mostró lo que tenía debajo del sombrero y lo que había quitado tantas vidas en esa celda. Así fue como Juan consiguió nuevamente su libertad y resolvió el misterio de la celda.

Aunque muchos dicen que los las almas de los reos que fueron asesinados por el enorme alacrán aún se encuentran penando en ese terrible sitio. Se pueden escuchar los lamentos de dolor y agonía que les causó el alacrán.

 

Quizás también te pueda interesar:

[asa2 tpl=»Flat_box_horizontal»]B0113OCR84[/asa2]

Anuncio

 

Anuncio
Leyenda del Alacrán de la Cárcel de Durango
Leyenda del Alacrán de la Cárcel de Durango
Leyenda del Alacrán de la Cárcel de Durango - En la antigua cárcel de Durango muchos prisioneros vivían aterrados ya que había una celda a la que no querían entrar.
Última modificación: 10 enero, 2019

Autor

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios